“The emotional hijacker (El secuestrador emocional)”

por Soyu Norate

Este relato no habla precisamente de un hombre de negocios, aunque se puede extrapolar a todo tipo de relaciones humanas equivocadas, sean ventas, una relación sentimental, o de cualquier otra índole. Lo escribo por dos razones: Primera por que me apetece, y segunda porque refiere a una persona casi cercana a la que aprecio.

Chema es un muchacho al que me une una relación familiar política, y dado su perfil curioso (Un caso de estudio) y mi casi obligada afición por la psicología, llevo mucho tiempo observándolo. El otro día tuve una conversación con él en la que sondeé su mente para averiguar el porqué de su egoísmo y constante necesidad de atención, llegando a conclusiones muy interesantes:

Diagnóstico: Trastorno límite afectivo. Habilidades sociales basadas en la manipulación emocional. Personalidad paranoide.

Antecedentes: El paciente acude a mi consulta refiriendo soledad y escasa aceptación social. Tiene relaciones sociales esporádicas que concluyen de forma espontánea o no trascienden ni a amistad ni a noviazgo. Amigos de bajo status social. Dificultad para introducirse en los grupos que le interesan.

Tratamiento recomendado: Tratamiento de choque mediante exposición directa a su propia realidad. Instrucción en respeto a los demás y reorientación de sus habilidades  para conseguir relaciones sociales sanas. Practicar el control de la emoción expresada.

Historia:

“El corazón humano es como un folio de papel, te invito a hacer un experimento. Coge un folio y arrúgalo haciendo una pelota… ¿Ya? Bien. Ahora trata de volver a recomponerlo y dejarlo como estaba. ¿Quedan pequeñas arrugas? ¿No puedes dejarlo tan liso como era? CLARO, eso es lo de que quiero que te des cuenta. El corazón humano es exactamente igual que ese folio. Una vez lo arrugas con una ofensa o maltrato… aunque te perdone no volverá a quedar nunca como antes, quedarán marcas. Por eso hay que cuidar el corazón de las personas”

Chema siempre ha sido un chico muy inteligente, tanto que ha aprendido a conseguir casi todo lo que quiere de las personas de su entorno arrastrándolos constantemente al plano emocional que le interesa e ingeniándoselas para conseguir atención haciéndose el gracioso, o mediante la provocación o la lástima. Es todavía un niño que busca despertar sentimientos positivos hacia él basados en el compromiso o por ser víctima. Se presenta de forma muy respetuosa y entra bien, pero en cuanto toma la más mínima confianza, abusa de los demás a su antojo en la creencia de que las personas deben de aceptarlo simplemente por ser él. Cuando alguien le contradice o le niega algo, su reacción es emocionalmente desmedida para hacer sentir al otro culpable, creando un ambiente de malestar y no deponiendo su actitud hasta salirse con la suya. Reacciona con violencia gestual ante opiniones contrarias. Tiene un comportamiento inmaduro y pretende que los demás lo vean como un hombre – Quiere tener los privilegios del niño siendo ya adulto – y trata de gustar a las demás personas, y en especial a las chicas hablándoles de él, y sin darse cuenta, casi sin interesare por ellas.

Os relato un poco algunas de sus conductas típicas:

– Está uno haciendo sus cosas en el PC y se encuentra sumido en alguna tarea que lo absorve. Ventanita del msn:

– Chema: Oye tengo que contarte una cosa tio

– Leñe, ya están dándome por saco con el msn, a ver: Ah, Chema, ya hablaré con él luego, ahora sigo con lo mío.

– Uno: Vale, pues luego hablamos 😉

– Chema: Joder tío, es muy importante, escúchame que la tía esa me dijo que iba a ir a la movida…

– Jooooooodeeeeeer, no ha pillado la indirecta… este es un pesao, a ver qué quiere… me lo quito de encima ahora mismo como sea

– Uno: Perdona, pero estoy ocupado haciendo una cosa, luego o mañána hablamos ¿Vale?

– Chema: Ya veo tío, pasas de mí, vale adiós 😦

MECAGÜENTOOOO, CON LO AGUSTO QUE ESTABA TRABAJANDO Y AHORA ESTO…

– Uno: Tio no, no paso de ti, de verdad estoy ocupado con una cosa importante que tengo que entregar mañana, tio hablamos otro rato 😉

– A ver si así me deja en paz, me ha obligado a mentirle… este es un tonto de cuidao… Ondia… ¿Otra vez la VENTANITA?

– Chema: Ya tío, pero es que como esta te gustaba, creía que te interesaría…

PASO, ESTE ES UN GILIPOLLAS. Cierro el msn y me quedo incomunicado, pero el tonto este ya no me molesta más.

Conclusión: Antes de que le diera Uno el msn, Chema tenía una imagen aceptable. En el momento en que Uno le ha admitido, a la primera ocasión se ha  tomado la confianza de irrumpir en su casa mientras trabajaba sin dar las buenas tardes. No ha seguido el protocolo social correcto, no ha saludado y esperado, y no ha respetado el deseo de Uno de no iniciar conversación. Uno lo rechaza. La buena imagen que había generado en Uno los primeros encuentros, la ha convertido en imagen de persona pesada, molesta y nada comprensiva con los demás… – Otro que va de víctima – piensa Uno. Ha perdido el respeto del amigo interrumpido en su tarea dentro de su propia casa, y es muy importante que esta sea una parcela de intimidad, lo lógico es que lo que salga de esa semilla sea la ignorancia y el menosprecio posterior.

Otro ejemplo:

– Tio, vamos a esa fiesta de Cuatro Vientos, van a haber un montón de tías…

– No Chema, no me apetece, tengo otros planes.

– Venga tío, vente, que va a estar que te cagas,  qué pasa… ¿Que no te gustan las tías?

[Vaya… parece que este me quiere tocar la naricilla…] – Tío, de verdad… No tengo ganas.

– Joder tío, qué mal royo… Había contado contigo y me dejas tirado…

[¿Lo dejo tirado?… ¿¿¿A quién dejo yo tirado???… Noo, yo no quiero parecer así…]

– Venga tío, aunque sin ganas, pero te acompaño.

– Gracias colega, ¡Eres el mejor!

Total que el amigo al final ha estado hasta las seis de la mañana haciendo el tonto sin ganas, Chema se lo ha pasado muy bien y lo ha arrastrado. El amigo, al día siguiente está cansado y no muy contento con haber salido. Llamada de Chema:

– Chema: Eh tíooo, qué guay anoche… ¿¿¿Viste la tía esa de rojo cómo me miraba???

– Amigo: Si, tío, estoy cansado. Venga, ya hablamos cuando nos veamos. Ciao.

Y cuelga… Chema no entiende porqué su amigo pasa de él, y lo achaca a un físico no imponente, a bajo status social por razones de Marca, o capacidad económica… No se dá cuenta que su conducta para con los demás es inadecuada y genera una imagen de persona dominante, poco grata e inmadura.

Otro ejemplo:

Su padre es un hombre bonachón y él sabe que es lo que más quiere. Constantemente lo arrastra mediante maquiavélicas técnicas de manipulación a un sentimiento de culpabilidad constante para conseguir de él todo lo que se le antoje. Su padre está continuamente preocupado por su hijo, que no conversa sanamente con él ni le cuenta apenas nada de su vida, y nunca o casi nunca le demuestra afecto con contacto físico o reconocimiento. Su padre se siente decepcionado, ya que ha dedicado gran parte de su vida a él, y no cree merecer ese trato por su parte. La relación es muy insana y basada en el chantaje emocional… No es buena para nadie.

Y otro:

Chema conoce a una chica con la que tiene una relación ese mismo día. Después de la relación se toma toda la confianza del mundo y comienza a hacer bromas y comentarios de mal gusto en la creencia de que la chica, que ha tenido una relación con él, debe someterse a sus pamplinas y considerarlo un tío guay manipulando sus emociones para hacerla sentir bien o mal, según él quiera mediante burdas estrategias para conseguir que se enganche a su persona. La chica no se siente a gusto con Chema, y el buen comienzo que tuvo con ella se torna indiferencia. El, a esta indiferencia responde con una actitud soberbia y arrogante que transforma la indiferencia en ignorancia manifiesta… No quiere volver a saber nada de él.

Otro más:

Conoce a una chica que acepta salir con él. Chema, en la creencia de que debe sumirla en su mundo para enamorarla, no se preocupa por los sentimientos e intereses de ella y la obliga a conocer miembros de su familia. Ella es muy vergonzosa y no quiere, pero la compromete a hacerlo y la presiona para que vaya a sitios que ella no elige donde no se encuentra cómoda. La chica al poco tiempo se desinteresa por él y lo ignora. Él cree que se debe a razones de estatus social o de físico (Los demás le han hablado mal de mí… Le gustan más cachas…) sin darse cuenta de que el problema es lo inadecuado de su conducta con ella.

El antepenúltimo: Si alguien acepta darle o contarle algo, no respeta los tiempos e insiste hasta que se lo dan, cueste lo que cueste. Somete a tanta presión a la gente que esta no siente deseos de volver a tener ningún trato con él

El penúltimo:

Si un amigo tiene cara de enfado, tristeza o cualquier otro sentimiento, Chema le pregunta insistentemente que qué le pasa… no acepta un NADA, y repite esto de diversas maneras hasta que el afectado, cansado de sus preguntas, o lo manda a la porra o le cuenta una milonga para que se calle. La inteligencia emocional de Chema es tan obtusa que cree que con esta conducta demuestra interés por los demás, desconoce el significado de la palabra RESPETO A LA INTIMIDAD, y trata de vulnerar espacios de la mente ajena que no le corresponden. Desconoce que es más efectivo ponerle a un amigo la mano en el hombro y decirle simplemente “Si necesitas algo, puedes contar conmigo”, y esperar a que si la otra persona necesita hablar, lo haga. Y si no lo necesita, que se sienta respetada. No sabe alegrar a los amigos sin perturbarlos.

El último:

Chema quiere ser el niño en el bautizo, el muerto en el entierro, y la novia en la boda. Si cuando está con más gente no es el centro constante de atención, se aburre y comienza a tener una conducta molesta para los demás, aún a costa de aguarle la fiesta a alguien. Quiere ser líder sin tener las condiciones para ello. Para conseguirlo se rodea de gente manipulable y de inferior estatus social, pero pretende acceder a los círculos de gente interesante rodeándose de impresentables. Con estas actitudes no se integra en ningún grupo… No sabe guardar los tiempos y sembrar la semilla del afecto para esperar el fruto, quiere que lo acepten todos YA, desde el principio.

Estas son sólo unas muestras de sus conductas… Como podemos ver el problema de este chico radica en un desconocimiento del respeto, en una total carencia de diplomacia y en un egocentrismo absurdo imprópio de la edad, además de mucho egoísmo. Su impaciencia le hace ser sumamente cortoplacista y es incapaz de ver la realidad de las relaciones humanas, que precisan TIEMPO Y RESPETO, para ser naturales.

Una relación sana debe basada en el respeto y la sinceridad, así es como se consigue ser AMIGO de alguien. Chema confunde la amistad con que los demás le secunden en todo y entren en sus juegos cuando le apetezca plegándose a todos sus deseos. Sin darse cuenta va molestando a gente que se convierten en “Enemigos”, ya que lo han tratado muchas veces de humillar en público. Su autoestima, debido al rechazo que ha generado por su conducta, es muy baja. Cree que con ciertas “Correcciones de su físico con el bisturí” mejorará su aceptación social… No se da cuenta que tiene que trabajar “Desde dentro”.

Premisas para llegar a la verdadera amistad con alguien:

– Respeto a la voluntad ajena:

No es NO. La única respuesta posible ante un No, debe de ser algo así como: “Bueno, si cambias de opinión, me lo haces saber”. Si no se respetan las denegaciones de los demás y presionamos para que obren en contra de su deseo, a corto plazo conseguiremos someter al otro, pero a medio-largo plazo esto se vuelve en contra nuestra, ya que el otro se cansa de nosotros o se pone a la defensiva… Amplío el tema en otro apartado porque lo merece.

– Respeto al protocolo:

Siempre comenzar con una sonrisa o saludo, y analizar la respuesta de la otra persona para actuar en consecuencia e iniciar la conversación o dejarlo ahí si no es el momento adecuado para el otro. Si al que nos dirigimos no muestra interés por nuestra conversación o nos cambia el tema, no nos sentiremos ofendidos en el ego y no intentaremos ser escuchados por narices, o persistir en el mismo tema impertinentemente. Esto es muy importante para no ser calificado como “Persona Non Grata”.

– Respeto al tiempo que nos conceden los demás:

Las conversaciones son productivas y se utiliza el tiempo compartido para argumentar y razonar, sin posturas egocéntricas o soberbias. La escucha activa es la mejor herramienta para ser proactivo, quiere decir, comprender las necesidades de los demás y responder en consecuencia. Hay mucha gente que no escucha y utiliza el tiempo ajeno para demostrar lo inteligente, sabios, y ricos que son… O contar películas que no le interesan al oyente, que quiere participar también de la conversación aportando puntos de vista o temas que le preocupan… esto cansa enseguida. Sólo se aprende escuchando… Y todos necesitamos ser escuchados.

– Respeto a las emociones:

Si la otra persona está contenta, no arrastrarla a un estado emocional más ingrato -…Ni al revés, al triste le molesta la insistencia en el contento -. No hay que hacerlo aunque nos interese para tocar un tema concreto, arreglar algún desaguisado anterior, o cualquier otro fin. HAY QUE RESPETAR Y ESPERAR EL MOMENTO OPORTUNO O ADECUADO. Si una persona está triste o tiene un conflicto, no tratar de abundar en la tristeza o en el conflicto para empatizar… ni ponernos en contra de quien no nos hace caso. Sólo seremos compañeros de fatigas en el mejor de los casos.  Es mejor ser una persona alegre y positiva, la gente así es mucho más atractiva. Hablarle de un bonito viaje a gente que está triste a lo mejor la ayuda… Pero hablar de lo dura que es la vida… No. La gente normal no quiere estar triste ni tener conflictos, y por lo tanto huyen de la tristeza y de los conflictivos.

– Control de la emoción expresada:

A casi nadie le gustan las personas histriónicas o que hacen manifestaciones emocionales desproporcionadas… implican sensación de “no control” de la persona de manera inconsciente y nos pone a la defensiva con la gente que exhibe su estado anímico de forma poco comedida. Estas personas son muy dadas a ser inadecuadas y poner a los demás en ridículo con frases o bromas tontas… No parecen serios y cabales. Es mejor no hacerse notar tanto. Mostrar en demasía nuestras emociones al público, nos hace débiles, además de generar odio y tirria hacia el “Prota”.  – Ser histriónico genera rechazo en todas partes, excepto en el teatro -.

– Sinceridad:

Asertividad y Proactividad: Esto quiere decir establecer relaciones con gente basadas en la sinceridad y un trato ausente de violencia verbal. Con firmeza, pero sin violencia, se le expresa a los demás nuestros deseos o nuestra postura, y escuchamos sin interrumpir para ser escuchados igualmente. Hay que entender y saber respetar la opinión y la postura del otro, aunque no coincida en nada con la nuestra.

Cuando percibimos que alguien nos miente con tonterías como excusa para algo, o nos cuenta un bulo – por ejemplo -, le “Ponemos una cruz a esa persona” y ya no nos fiamos de ella, aunque haya sido un detalle sin importancia… Lo importante es la esencia y al que falsea datos, aunque no tengan la mínima importancia, le colgamos inconscientemente el “San Benito” de “Mentiroso” y de “Falso”. Hay que decir siempre la verdad, porque además no es necesario mentir… Mejor omitir. De la sinceridad depende directamente la credibilidad de cualquier persona.

Ante un maltratador emocional en cuaquier grado, Todos nos ponemos a la defensiva, cuando estamos a la defensiva nos sentimos incómodos, y por tanto la gente que nos hace estar a la defensiva es incómoda. ¿ Y cómo quiere un ser que resulta incómodo que lo aceptemos? Algunos deberían reflexionar mucho.

Los secuestradores emocionales no cumplen las condiciones antes mencionadas para sernos gratos, por lo tanto realmente no son amigos de nadie, y llaman “Amigo” al que le aguanta o le sigue el juego. Lo peor es que como el problema parte de una absurda inteligencia emocional, achaca sus fracasos sociales a problemas económicos o de estética. No se dan cuenta que su frecuente conducta cortoplacista y egoísta molesta.

Suelen ser paranoides. Debido a su baja autoestima y su creencia de que son el centro de atención de aquellos que introducen en su fantasía (Como si la gente no tuviera asuntos propios), ponen pensamientos en cabeza ajena que no corresponden a la realidad – su mente funciona usando todo tipo de lo que en psicología se conoce como etiquetas globales – sufriendo incluso verdaderos delirios de conspiración, perjuicio y perjurio contra ellos. Son fácilmente irritables y se ofenden también con facilidad.

Manipulan el entorno tratando de poner unos y otros en contra para aprovecharse de la situación y conseguir tener una posición fuerte… Con ello creen que ganan prestigio, además de conseguir sus fines a corto plazo. A largo plazo el grupo los desprecia.

Chema, aunque un petardo, es un chico MUY INTELIGENTE, y como es muy joven y tiene buenos maestros, superará sus barreras y alcanzará la autorealización cuando corrija actitudes y aptitudes, comenzando a establecer verdaderas RELACIONES HUMANAS basadas en el respeto, el buen gusto y el trato adecuado. Está en un momento propicio para ello, ya que ahora tiene una actitud más humilde que le invita a la reflexión continua.

Está comenzando a apreciar que debe de escuchar al que le critica y no tanto al que lo halaga, ya que empieza a darse cuenta que quien nos quiere bien nos dice la verdad, y a comprender que los demás reaccionan en base a lo que les proyectamos… No porque son malos nos ofenden o agreden sin provocación previa. Comienza a aceptar que la culpa de lo que nos hacen los demás casi siempre es de uno mismo, que lo genera por acción u omisión con alguna conducta de la que no es consciente. Esto me anima a pensar que madurará pronto.

Espero y deseo que cambie para no acabar siendo un infeliz, sólo y frustrado”

* Si conoces a alguien como Chema o te ha gustado, compártelo en tus redes sociales:

Anuncios